Cómo revisar accidentes en coches de ocasión

INTRODUZCA MATRÍCULA O BASTIDOR

ES

En este tutorial de coches de ocasión, CARFAX describe en lo que hay que fijarse al revisar un coche de ocasión. Muchas veces un coche reparado puede aparentar estar en perfectas condiciones, haciendo difícil saber si ha sufrido o no un accidente. A pesar de que no hay una manera concreta de poder garantizar si un coche de ocasión ha sufrido un accidente, aquí ofrecemos algunos consejos que le podrán ayudar a saber identificarlos.

Una de las primeras cosas que debe hacer al revisar accidentes en un coche de ocasión es fijarse si hay señales de repintado. Observe si alrededor de la ventana, entre las líneas de la carrocería o en el interior de las puertas hay señales de rociado de pintura. En muchas ocasiones, podrá ver variaciones en el brillo y color en algunas áreas donde la pintura no es la original. 

Otro punto importante es revisar los espacios en las líneas de la carrocería. Los espacios deben verse parejos a lo largo de todo el vehículo. Si encuentra el espacio entre una puerta y otra parte de la carrocería mucho más pequeño que en el resto del coche, es posible que haya sufrido un accidente. No todos los vehículos cuentan con espacios perfectamente simétricos, pero manténgase atento ante cualquier clara diferencia.

Al revisar posibles accidentes en un coche de ocasión, observe si hay daños en la dirección del vehículo cuando está en movimiento. Si es posible, pida al vendedor que conduzca su coche lejos de usted y de nuevo hacia usted.

Agáchese y revise si hay señales de “desvío”. Esto es, cuando las ruedas delanteras y traseras no están alineadas al 100% y sucede comúnmente cuando el chasis está dañado, significando que el coche ha pasado por un serio accidente.

Abra y cierre todas las puertas incluyendo el maletero. Si oye cualquier sonido extraño como crujidos o rechinados, el vehículo pudo haber tenido un accidente. Estos ruidos pueden ser señal de que algunos de los paneles de la carrocería no están alineados o de un efecto secundario de daño en el chasis.

Cualquier daño visible indicará que el coche ha estado accidentado. Sin embargo, mientras que algunos rasguños pueden ser “normales”, debe tener en mente que ciertos rasguños más largos y profundos pueden ser el resultado de algo mucho más serio que simplemente haber rozado otro coche al aparcar.

También es recomendable revisar si hay partes que hayan sido rellenadas y repintadas por un taller de reparación. Para esto, puede colocar un imán sobre alguna área determinada del vehículo, si el imán no se pega, es probable que este lugar se haya rellenado debido a daños por accidente.

Pida el consejo de un experto. Lleve el coche a un taller para que sea inspeccionado o lleve con usted a un mecánico que pueda mirar el coche antes de comprarlo. Es importante hacerle al vendedor tantas preguntas como quiera, ya que una vez que usted compre el coche, no podrá saber más sobre la historia del vehículo.

Siempre que compre un coche de ocasión, es recomendable revisar el Informe de vehículo CARFAX. El Informe de vehículo CARFAX, puede ayudarle a descubrir mucho sobre el pasado del vehículo, incluyendo registros de propiedad, inconsistencias en el kilometraje, registros de importación y exportación, información técnica detallada y mucho más. Revisar el Informe CARFAX puede ayudarle a tomar mejores decisiones de compra.