Comprobar la corrosión en coches de ocasión

Introduzca matrícula o bastidor

ES

Al comprar un coche de ocasión, es importante revisar si este tiene problemas de corrosión. Muchas veces una buena mano de pintura puede tapar señales superficiales de corrosión en el vehículo. CARFAX le explica en este tutorial, cómo y en qué fijarse a la hora de revisar problemas de corrosión en un coche de ocasión.

Revisar problemas de corrosión en un coche de ocasión es importante por varias razones. La primera es que, si alguna pieza o componente vital del coche tiene corrosión, podría romperse o dañarse severamente. Dependiendo de qué parte del vehículo tenga el problema de corrosión podría poner en riesgo al conductor y a los pasajeros. Incluso, el coche podría dejar de funcionar por completo. Además, si el problema de corrosión se ha extendido a varias partes del coche, podría generarle un problema adicional ya que será muy caro de reparar.

Si usted vive en un lugar de clima húmedo o en lugares donde también se utiliza la sal para derretir la nieve y el hielo, debe prestar aún más atención a la hora de revisar problemas de corrosión, ya que en este tipo de climas es donde la corrosión es mucho más común. Si de lo contrario usted no vive en zonas húmedas, tenga en cuenta que el coche pudo haber sido previamente conducido por alguno de estos climas.

El primer lugar que hay que revisar son los bajos del coche. Aquí es donde normalmente comienzan los problemas de corrosión. También es un lugar en el que de haber problemas de corrosión sería difícil de ocultar. No se olvide de revisar en el interior de los marcos de las puertas, en los pasaruedas y guardabarros, debajo de las juntas de goma de las ventanas y en el tubo de escape. Además, si nota alguna zona en la que haya burbujas sobre la pintura, podría ser síntoma de daño por corrosión. También podría significar que un área corroída ha sido tapada con pintura.

Si encuentra un vehículo que lleva ya mucho tiempo buscando, pero tiene algún pequeño daño por corrosión no se preocupe, esto no siempre es motivo para detener la compra ya que los pequeños problemas de corrosión pueden ser reparados sin problema cuando se detectan a tiempo. Sin embargo, es importante consultar con un profesional antes de comprar un coche con problemas de corrosión.

Siempre que compre un coche de ocasión, es recomendable revisar el Informe de vehículo CARFAX. El Informe de vehículo CARFAX, puede ayudarle a descubrir mucho sobre el pasado del vehículo, incluyendo registros de propiedad, inconsistencias en el kilometraje, registros de importación y exportación, información técnica detallada y mucho más. Revisar el Informe CARFAX puede ayudarle a tomar mejores decisiones de compra.