La maniobra holandesa

Introduzca matrícula o bastidor

ES

La maniobra holandesa es un gesto bastante simple que ha ayudado a prevenir accidentes de manera considerable. Se recomienda recurrir a la maniobra holandesa siempre que se disponga a abrir la puerta de un coche.

La maniobra holandesa, como su propio nombre indica, ha surgido en Holanda debido a su altísimo número de ciclistas. Puesto que los Países Bajos es uno de los países con mayor número de ciclistas en el mundo, la maniobra holandesa o Dutch Reach ha sido implementada desde hace 50 años y forma parte del código de circulación de este país; salvando así cientos de vidas desde su implementación.

En el resto del mundo, la maniobra holandesa se ha popularizado cada vez más e incluso algunos gobiernos han invitado a sus ciudadanos a implementarla. La Guardia Civil en España ha recomendado utilizar esta técnica en un mensaje enviado por Twitter después de que, en agosto del 2017, fallecieran cinco personas cuando un 4x4 intentó esquivar una puerta abierta de otro coche en la antigua carretera Tarragona-Pineda de Mar (Barcelona).

guardia civil maniobra holandesa

La maniobra holandesa, que ayuda para la prevención de accidentes, en realidad consiste en algo muy simple pero que no todos hacen al estar frente al volante. Es un recurso sencillo que podría evitar accidentes mortales.

Puede parecer obvio, pero no todas las personas miran antes de actuar y esto, a la hora de conducir, puede ser crucial para evitar accidentes. Muchas veces las personas abrimos la puerta del coche sin mirar y sin asegurarnos de que nadie venga detrás. En ocasiones eso no serviría para nada, por ejemplo si estamos en un lugar apartado; pero en caso de parar en alguna vía transitada o por donde suelen circular ciclistas y motociclistas, es fundamental mirar antes de abrir la puerta. En caso de que un motociclista o ciclista viniera detrás de nosotros, podríamos provocar un accidente que pusiera en riesgo su vida o, incluso, la de los otros vehículos que hubiera cerca de nuestro coche y/o del motociclista en cuestión.

Aquí puede ver un vídeo en el que se muestran ejemplos de accidentes que podrían ser provocados al abrir la puerta sin mirar antes.

 

 

El secreto de la maniobra holandesa consiste en abrir la puerta del coche con la mano que se encuentra en el lado opuesto a la puerta, así estaremos obligados a girar el tronco y mirar hacia atrás; además de que la puerta se abrirá con menos fuerza y con mayor cuidado dando tiempo a quien sea que venga detrás para reaccionar. Lo importante es hacerlo siempre de tal forma que se convierta en un hábito o en una costumbre y llegue el momento en que lo hagamos en automático y, así, lograr una mayor prevención de accidentes.