Cómo hacer el cambio de los neumáticos

Introduzca matrícula o bastidor

ES

Todo conductor debe tener presente que, en cualquier momento de la vida de nuestro coche, se puede presentar el momento de tener que cambiar algún neumático; ya sea porque hay que cambiar los de verano por los neumáticos de invierno o viceversa, por un pinchazo, o porque el neumático ya está viejo y/o desgastado.

Hay muchos puntos a tener en cuenta para que el cambio de neumáticos se haga de la forma más sencilla posible, sobre todo siempre que lo haga usted mismo y sin ayuda. Aquí le explicaremos cómo realizar el cambio de neumáticos de forma correcta.

Cambio a neumáticos de invierno

Cuando llega el cambio de estación, la mayoría de los propietarios de coches cambian los neumáticos de verano por neumáticos de invierno por sí mismos en lugar de llevar el coche al taller. Sin embargo, es importante tener en cuenta algunos puntos para que ni usted ni las ruedas se dañen.

Antes de hacer el cambio, hay que revisar que los neumáticos de invierno estén en perfecto estado, compruebe que no tengan ningún daño y que la profundidad sea la correcta. Para ello, recuerde que puede utilizar una moneda.

Preparación para el cambio de neumáticos

Antes de comenzar a cambiar los neumáticos de su coche, es bueno que haga un calentamiento. De igual forma que el momento previo a cualquier esfuerzo físico, hacer esto reduce el riesgo de lesiones. Por lo tanto, es un consejo sabio hacer ejercicios de calentamiento para suavizar y estirar el cuerpo y así prepararlo.

Una vez que su cuerpo esté preparado, es el turno del coche. Si decide reemplazar los neumáticos usted mismo en casa y no en un taller mecánico, debe verificar que el suelo esté plano, ya que necesitará levantar el coche con el gato y una superficie plana evitará que el vehículo se mueva.

Introduzca primera o marcha atrás y, en caso de tener un coche automático, ponga el freno de mano. Coloque el coche en posición P para estacionarlo y ponga un tope o un objeto sólido y pesado delante y detrás de la rueda.

Es recomendable usar lubricantes en las tuercas unos minutos antes de comenzar a quitarlos. Asegúrese de que la llanta esté bien colocada para evitar deslizamientos.

Hacer el cambio de neumático

Hemos llegado al paso más importante: El cambio de los neumáticos. Una vez que ya haya levantado el coche con la ayuda del gato sobre una superficie plana, es hora de quitar los tapacubos y destornillar las tuercas en sentido antihorario.

¡Tenga cuidado al levantar los neumáticos viejos y nuevos! La mejor manera de levantar los neumáticos para evitar daños es manteniendo la espalda recta, evitando siempre doblar la espalda, y con las piernas dobladas. Si necesitara mover los neumáticos una distancia más larga, es mejor rodarlos que cargarlos.

Ahora es el momento de quitar los neumáticos viejos e instalar los nuevos. Asegúrese de colocar la llanta nueva en la posición correcta y no al revés. El cierre de la válvula debe quedar siempre hacia afuera.

Con ayuda de la llave inglesa, ajuste las tuercas nuevas, estas deben girar fácilmente, sin mucho esfuerzo.

Después de hacer el cambio

Cuando se realiza un cambio de neumáticos, se suele pensar que, tras apretar el último tornillo, ha quedado todo listo. Sin embargo, hay algunas cosas más a tener en cuenta. Algo que siempre se debe comprobar en el neumático nuevo es la presión de aire, en el manual del vehículo o en la puerta del conductor se especifica cuál es la presión recomendada para sus neumáticos. Esto es sumamente importante, ya que un neumático con poca presión puede desgastarse significativamente y puede también aumentar el consumo de combustible, el desgaste y la resistencia de la rodadura.

Neumáticos desequilibrados

¿Sospecha que los neumáticos de su vehículo están desequilibrados? Si es así, es recomendable consultar con un mecánico. Las llantas desequilibradas provocan vibraciones que, a su vez, perjudican el rendimiento del neumático y hacen que la conducción no sea del todo segura.

Manténgalos a punto

Si hace el cambio de neumáticos de verano por los de invierno, lo razonable será guardar los neumáticos para el próximo año.

Aproveche la oportunidad para eliminar la suciedad y la arcilla pegada en la profundidad del dibujo del neumático y limpie tanto los neumáticos como las llantas con jabón especial para neumático antes de almacenarlos. Los neumáticos deben almacenarse de forma que permanezcan colgados o acostados en un cuarto oscuro, seco y fresco.

Los neumáticos almacenados deben mantenerse lejos del contacto con diversos productos químicos, tales como petróleo, gasolina y grasas, ya que estos pueden infiltrarse y afectar el caucho de los neumáticos, acortando su vida.

Si ha cambiado un neumático porque se ha pinchado, entonces se recomienda llevar el neumático pinchado al mecánico y hacer la reparación pertinente. Si el neumático ha quedado muy dañado deberá deshacerse de él y comprar uno nuevo de repuesto.

¡Buena suerte con el cambio de neumáticos!

Comprobar el estado de los neumáticos

Si usted está interesado en adquirir un coche de ocasión, comprobar el estado de los neumáticos es de suma importancia para negociar un precio justo. Además de adquirir el infome de vehículo CARFAX para conocer el historial del coche, vea en este vídeo cómo comprobar los neumáticos del coche.

neumatico vehiculo