Coche de leasing, conoce los pros y contras

Introduzca la matrícula o el número de bastidor:

Los pros y contras de un coche de leasing

¿Barajando la posibilidad de tener un coche de leasing? CARFAX le guía a través de las ventajas y desventajas de un coche de leasing, para tomar la decisión correcta y conducir feliz.

La compra de un coche puede ser una tarea desalentadora. Decidir qué coche es el adecuado puede ser difícil, especialmente porque uno normalmente mantiene un coche durante muchos años antes de reemplazarlo. Para los compradores que buscan una mayor flexibilidad en su experiencia de compra, el leasing puede ser una gran opción.

Tipos de leasing

Existen dos tipos principales de leasing: leasing de tipo cerrado y leasing abierto.

El leasing de tipo cerrado, significa que al final de su período de arrendamiento, sólo tiene que devolver el coche. Si el coche tiene cualquier desgaste inusual o alguna rotura o se ha pasado el kilometraje permitido, tendrá que pagar por ello; pero no hay obligaciones adicionales aparte de esto.

En el leasing de tipo abierto, usted se compromete a comprar el vehículo, a un precio predeterminado, al final del período de arrendamiento. Las personas que conducen mucho, así como muchas empresas, normalmente utilizan este método. Aunque, para la mayoría de los grupos de consumidores se recomienda un contrato de arrendamiento de automóviles de tipo cerrado, ya que tiene menor riesgo al final del periodo de arrendamiento.

coche de leasing

Las ventajas de un coche de leasing

Hay muchos aspectos positivos cuando se trata de un coche de leasing. Tal vez el beneficio más importante son los bajos costes de “bolsillo” cuando se adquiere por primera vez un coche, así como su mantenimiento. Aquí mostramos alguna ventaja más para decidirse por un coche de leasing:

  • Pagos mensuales más bajos.
  • Pago inicial muy bajo o cero.
  • Los costes de mantenimiento están incluidos.
  • Puede tener un coche más caro por menos dinero.
  • Los impuestos sobre las ventas se pagan sobre toda la vigencia del contrato.
  • Para aquellos que utilizan el coche para su negocio, existen posibles beneficios fiscales.
  • Posibilidad de tener un coche nuevo cada pocos años.

Un coche de leasing es en esencia, un alquiler de un coche para un número determinado de meses. Por lo tanto, uno sólo tiene que pagar por el uso (depreciación) del coche durante ese período. No está obligado a asumir los costes de la depreciación total del vehículo, lo cual es una gran ventaja frente a la compra de un coche nuevo.

Las desventajas de un coche de leasing

También puede haber algunos aspectos negativos cuando se trata de un coche de leasing. Una gran desventaja es que siempre tendrá que realizar un pago por tener el coche. Para aquellos que no les gusta tener pagos recurrentes y pagar por cosas de forma adelantada, el leasing puede no ser adecuado para usted. Otro inconveniente importante, es que nunca será el dueño del coche mientras esté arrendando el coche. Aunque, normalmente se le dará la opción de comprar el coche al final del plazo del arrendamiento por un precio predeterminado. Aquí hay algunas otras desventajas:

  • Dependiendo de los términos de su contrato de arrendamiento, pueden existir restricciones de kilometraje.
  • El seguro del coche suele ser más caro para los vehículos arrendados.
  • Si por alguna razón necesita terminar el contrato antes de tiempo, tendrá costes por cancelación anticipada del contrato.
  • Hay costes potenciales al final de contrato de alquiler (por ejemplo, exceso de desgaste y cargos por exceso de kilometraje)

Es importante reconocer que con el leasing de coches, básicamente está pagando por los años más caros de la vida de un vehículo. Sus pagos mensuales son determinados por la diferencia entre el precio de compra y el valor residual del coche al final del plazo del arrendamiento. Como todos sabemos, el valor de un coche normalmente cae muy rápidamente en los primeros años. Aunque esto se puede evitar mediante la búsqueda de coches que tengan una tasa de depreciación histórica más baja y sean buenos reteniendo su valor.

Dos cosas a tener en cuenta cuando realizamos el leasing de un coche

Tenga cuidado con los concesionarios de automóviles que intentan poner más de los costes de amortización mediante la fijación de un valor residual injusto y bajo para el coche al final del periodo de arrendamiento.

Antes de firmar el contrato de arrendamiento, asegúrese de leer cuidadosamente todas las condiciones. Preste especial atención a los puntos relativos a la forma en la que el concesionario define "exceso de uso y desgaste", así como qué tan alto es el coste de exceso de kilometraje. Lo mejor es minimizar todos los potenciales costes sorpresa al final del contrato de leasing.

Comprobar el historial CARFAX para coches de leasing

Al comprar un coche de ocsión, es posible averiguar si el vehículo tiene un contrato leasing abierto o cualquier sospecha de haber sido arrendado. Comprobar el historial del vehículo CARFAX le puede informar si hay cargas financieras asociadas al coche (por ejemplo, deudas pendientes, pagos pendientes de leasing, etc.). Se recomienda antes de comprar un coche de ocasión, informarse sobre el historial de un vehículo, incluyendo si ha estado arrendado.

Una buena noticia es que dentro del mercado de coches de ocasión existen concesionarios, vendedores y sitios web que comercializan coches de ocasión, que ofrecen el historial CARFAX de sus vehículos totalmente gratis. Esto hace la compra-venta de coches de ocasión más transparente y ágil. Tal es el caso de LeasePlan Ocasión, quién ofrece a sus clientes el informe CARFAX de manera gratuita.

Existen muchos factores a considerar al comprar un coche. Considere por sí mismo las ventajas y desventajas antes de tomar una decisión de compra. También hay que tener en cuenta los aspectos intangibles, como el orgullo de la propiedad frente a la comodidad de  conducir siempre los coches más nuevos. Muchas veces simplemente se reduce a los números. Antes de entrar en el concesionario, piense en lo mejor para usted y podrá sentir la confianza de haber tomado la decisión correcta.