Cuánto se deprecia un coche cada año | CARFAX Blog
Introduzca la matrícula o el número de bastidor:

Introduzca la matrícula o el número de bastidor:

Cuánto se deprecia un coche cada año: 5 puntos a considerar

Afrontémoslo, no hay nada que hacer contra la depreciación de un coche.  Ya sea un coche nuevo o usado, todo coche pierde valor con el tiempo. Pero el saber cuánto se deprecia un coche y cómo, puede ayudar a sacar provecho a la hora de comprar o vender su coche.

Aquí le explicamos 5 cosas que debe saber sobre la depreciación de un coche y que le servirán en el momento de venderlo.

1. La depreciación de un coche comienza en el momento de sacarlo del concesionario.

¿Sabe cuánto se deprecia un coche en el minuto 1 de conducirlo fuera del concesionario? La respuesta es simple; automáticamente pierde un 10% de su valor. Para el final de su primer año, el coche perderá otro 10%  adicional.

Sin embargo, esta cifra no es fija. Para los coches de marcas menos atractivas, esta cifra puede aumentar considerablemente, depreciando el coche incluso en un 50% en algunos casos. Así que cuando compre un coche que tenga menos de dos años de antigüedad, asegúrese de saber cuánto ha disminuido su valor.

Conozca cuánto vale su coche

Los coches nuevos continúan depreciándose a lo largo de los 4 primeros años en un promedio de un 15-25% por año. En promedio, un coche nuevo perderá el 60% de su valor total en sus primeros 5 años de vida.

Así que si usted compra un coche relativamente nuevo, no sufrirá el golpe de cuánto se deprecia un coche el primer año pero lo percibirá durante los 5 primeros años tras su compra.

2. La economía detrás de la depreciación de un coche

El hecho de que los coches pierdan un 20% de su valor durante su primer año ha sido una constante en el tiempo. Su padre habrá hecho estos cálculos en su momento y su hija lo hará a la hora de comprar su primer coche.

Sin embargo cuando un coche se convierte en un coche de ocasión, la dinámica de depreciación se transforman en un juego bastante complicado. Como cualquier producto, los coches de ocasión están sujetos a la oferta y la demanda.

Al inicio de este milenio por ejemplo, muchos coches nuevos fueron vendidos a un precio mucho más elevada que la demanda por lo que el leasing se hizo muy popular, y comprar un coche nuevo era mucho más fácil. Con esto, la demanda de coches de ocasión disminuyó y la devaluación de estos aumentó considerablemente. Las cosas se nivelaron por un tiempo pero durante la crisis del 2008, la depreciación aumentó una vez más.

3. La popularidad

Más allá de las tendencias del mercado, la psicología también juega un papel importante a la hora de intentar comprender cuánto se devalúa un coche año por año. Los coches más populares tienen mayor oportunidad de mantener su precio que aquellos que son poco deseados.

Lo que se considera popular, puede cambiar cada año por lo que existe el riesgo de haber comprado el coche de moda en cierto momento para que en los siguientes años deje de serlo dando como resultado una depreciación del coche mayor de lo normal.

Ahora, ya sabemos que la depreciación de un coche no siempre sucede de manera constante.

4. Estado físico del coche

Evidentemente, un coche que ha sufrido algún golpe o accidente sufrirá una depreciación más veloz que uno que se ha cuidado durante toda su vida.

Hay accidentes o siniestros que no se pueden evitar pero hay otros que definitivamente pueden estar bajo nuestro control. Conducir agresivamente, por carreteras mal pavimentadas o tratar su coche con poca gentileza, solo logrará que su coche se deprecie mucho más rápido de lo que debería.

Trate a su coche con gentileza y suavidad para evitar el desgaste prematuro y conserve su valor por mucho más tiempo.

Recuerde que para conocer los daños ocultos sobre un vehículo se recomienda siempre comprobar el informe CARFAX correspondiente.

5. ¿Cómo mantener el valor de un coche?

Claramente el valor de su coche estará sujeto a las leyes del mercado y de la economía; temas que usted no puede controlar. Sin embargo, hay otros factores que pueden ayudar a determinar cuánto se deprecia un coche.

El kilometraje: El número de kilómetros que usted conduce también es un factor a considerar. A menor cantidad de kilómetros conducidos, las probabilidades de evitar la depreciación de su coche aumentan. Una buena regla es: no excederse de los 15,000 km por año. Esto puede parecer un límite muy estricto si usted conduce mucho diariamente para poder llegar a cualquier lugar; pero a menor kilometraje, mayor será su valor. Para saber los kilómetros reales de un coche, recuerde verificar el informe CARFAX, el cual le detalla las lecturas de kilometraje realizadas.

Considere un color neutral: Si usted se preocupa mucho por el valor de su coche, piense dos veces antes de comprar un coche de color amarillo neón. Quizás le guste mucho pero a la hora de venderlo, se reducirán considerablemente las posibilidades de venderlo.

Manténgalo limpio: Imagine que usted está en la campa de un concesionario y se sienta sobre un vehículo con las alfombrillas deshilachadas, un espejo roto y las ventanas sucias. Las probabilidades de ir a buscar por otro lado y comprar otro coche son muy altas. Utilizar un poco de cera, jabón y limpiacristales para mantener su coche limpio puede tener un gran impacto en su valor a la hora de venderlo.  Lo mismo sucederá con otros compradores quienes van a pagar más por un coche con un interior bien mantenido.

Busque coches con muchos extras: Es común que algunos nuevos compradores no le den importancia a ciertas características en un coche para encontrar un mejor precio. Sin embargo, vale la pena buscar coches con ciertas características adicionales en coches de segunda mano. Especialmente, si se trata de características de seguridad. Quizás tenga que pagar un poco más, pero los coches con este tipo de extras en seguridad mantendrán mejor su valor sobre el tiempo .