Cómo conducir de manera segura con nuestros amigos peludos

INTRODUZCA MATRÍCULA O BASTIDOR
ES

Todos sabemos que el verano es el mejor momento para hacer viajes en coche. Ir por la autopista junto a nuestros amigos más cercanos es genial, pero ¿dónde queda el mejor amigo del hombre? Su perro puede ser uno de sus compañeros favoritos para viajar y a muchas personas les encanta llevar a Fido o a Tobi dentro del coche.

Sin embargo, llevar a su mascota con usted no es solamente hacerle un espacio en el asiento trasero. Hay ciertas precauciones de seguridad que todo viajero amante de sus mascotas debe tener en cuenta.

viajar con mascotas

Mantenerse al día

Es importante mantener siempre al día a su mascota en cuanto a vacunas se refiere. Antes de salir, visite al veterinario para asegurarse de que todo esté bajo control. Actualice el pasaporte o la cartilla sanitaria de su mascota, obtenga los certificados necesarios y téngalos a mano a lo largo de su viaje. Si su mascota se enferma, puede que tenga que buscar al veterinario más cercano para obtener algún medicamento y en ciertos países, puede ser que no sea posible obtener algunos medicamentos si no cuenta con estos certificados.

Incluso, puede ser que tenga que demostrar que su mascota ha sido ya vacunada contra la rabia.

Identificar a su mascota es muy importante. Por medio de una placa con el nombre de su perro o gato y con la información de contacto por ejemplo. Otra alternativa es considerar la posibilidad de obtener un microchip.

Abrocharse el cinturón

Usted sabe bien que conducir sin su cinturón de seguridad, o dejar a sus amigos montar en su coche sin abrocharlo, puede ser peligroso. Estos dispositivos de seguridad, ayudarán a todos a mantenerse a salvo en caso de  accidente o emergencia. Sus mascotas también están en riesgo en caso de un accidente sin embargo, los cinturones de seguridad están hechos para los seres humanos y no funcionan igual con perros o gatos.


En su lugar, busque un cinturón de seguridad para mascotas o un transportín con la finalidad de mantenerlo seguro. El transportín debe ser grande y lo suficientemente cómodo para que su gato o perro pueda levantarse, acostarse y girarse. Deberá estar asegurado de modo que no se deslice ni vuelque en caso de accidente. Si usted elige no utilizar un transportín, asegúrese de que su perro no vaya con la cabeza fuera de la ventana. Por mucho que a Fido le encante, sencillamente no es seguro.

viajar con mascotas

La práctica hace al maestro

No a todos los perros les gusta ir en coche. Antes de que llegue el día de su viaje en coche, dé unas cuantas vueltas para que su mascota pasee en el coche. Si estos primeros paseos no funcionan bien, puede que tenga que considerar otras opciones. Algunas mascotas no están hechas para viajes largos.
Su mascota también tendrá que acostumbrarse al arnés o transportín en el que pasará buena parte del viaje. Consígalo antes de su viaje y dé un paseo de vez en cuando con su mascota. Asegúrese de que se sienta cómodo dentro del transportín y no le moleste el arnés.

Dele un descanso

Usted y sus compañeros de viajes  tomarán muy probablemente aperitivos y bebidas a lo largo del viaje para mantener su hambre a raya durante esos largos tramos del viaje. No se olvide de su mascota. Para asegurarse de que no se deshidrate, lleve algunas botellas o recipientes para beber agua y dele de comer a su mascota con regularidad.

Pero no trate de alimentar a su mascota en un vehículo en movimiento. No solo el coche podría quedar hecho un desastre, sino que también existe peligro de asfixia. Asegúrese de hacer paradas frecuentes para dejar que su gato o perro estiren las piernas, coman y hagan sus necesidades  en algún rincón de la naturaleza. Esto último es muy importante si usted no quiere encontrarse alguna sorpresa no deseada dentro de su coche.

Cuando usted tome un descanso, no deje a su mascota dentro del coche si éste está caliente o frío. A menudo los propietarios de mascotas dejan las ventanas abiertas para permitir entrar aire fresco, pero esto no siempre es suficiente. Un coche puede calentarse rápidamente en un día caluroso, incluso si está estacionado en la sombra con las ventanas bajadas. En lugar de sobrecalentar a su mascota, mantenga el aire acondicionado encendido y cuando sea posible, saque a su perro o gato para que pueda refrescarse.