Beneficios de comprar coches eléctricos de segunda mano
Introduzca la matrícula o el número de bastidor:

Introduzca la matrícula o el número de bastidor:

Comprar coches eléctricos de segunda mano

¿Está considerando un coche eléctrico de segunda mano? ¿O necesita asesoramiento en la compra de un coche eléctrico de segunda mano?

El mercado de coches eléctricos de segunda mano es un lugar estupendo para cerrar un acuerdo. Es un mercado de compradores, que gracias a la depreciación, está creciendo mucho más que otros segmentos de automóviles, y eso es algo bueno. De hecho, es algo natural. La mayoría de coches pierden valor con el tiempo y los coches nuevos, sin importar sus facultades, pierden valor más rápidamente, aproximadamente en sus primeros dos años. Las únicas excepciones son los vehículos coleccionables a través de los años, aunque probablemente no sea el tipo de coche que desea comprar. Dado que los coches eléctricos todavía son nuevos en el mercado de la automoción, los compradores de vehículos de ocasión tradicionales son reacios a elegir este tipo de vehículos.

Un estudio reciente de USA Today por Kelley Blue Book, encontró que los coches eléctricos de batería pierden valor más rápido que el resto de coches, un Nissan LEAF con 5 años, por ejemplo, es probable que sea vendido sólo alrededor del 15 por ciento de su precio de compra original. A esto se le llama el "coste pionero" de los coches eléctricos. El Nissan LEAF no es el único, aunque en la actualidad es el coche eléctrico más antiguo ofrecido en el mercado con el precio de venta más elevado.

Según KBB, en otros coches totalmente eléctricos como el Chevrolet Spark EV y el Ford Focus Electric también es probable que se perciba una considerable depreciación. Los modelos más destacados en la lista de coches con una elevada depreciación incluyen a todos los coches eléctricos, incluyendo el Nissan LEAF, el Fiat 500e, y el Smart Fortwo.

¿Buenas noticias para el comprador? El estudio y consenso general entre los expertos de la industria de automoción revela que la depreciación de los coches eléctricos no tiene nada que ver con los problemas inherentes a los vehículos o a su diseño, sino que está más relacionado a que los consumidores de segunda mano, están menos interesados ​​en utilizar vehículos eléctricos. Esta resistencia a adoptar lo que se percibe como una nueva tecnología va en beneficio del comprador interesado en coches eléctricos, ya que esto significa que en realidad es mucho más barato comprar un coche eléctrico de segunda mano que uno nuevo, en más de un sentido.

¿Quién debería considerar comprar un coche eléctrico de segunda mano?

Casi todos los coches eléctricos que se venden hoy en día encajan más o menos en el mismo mercado en términos de quién está interesado en la compra y que es lo que necesitan de un coche. Con la excepción del Modelo S de Tesla, que aún no cuenta con un mercado de segunda mano activo, la mayoría de los coches eléctricos tienen la misma funcionalidad y por lo tanto el mismo perfil de comprador. Un comprador de coches eléctricos es alguien que vive en una zona urbana o suburbana, conduce una media de 30-50 kilómetros al día, y que es a la vez consciente de su presupuesto y que es probable que compre un coche eléctrico como segundo vehículo o un vehículo específicamente para intercambiarlo.

El comprador tendrá un garaje u otro lugar apropiado para instalar una estación de carga (un gasto que hablaremos más adelante). Los coches eléctricos, en su mayoría, tienen un rango de distancia total de 130 kilómetros antes de que sea necesario una recarga, pero dicha recarga requiere un mínimo de treinta minutos y por lo general tarda varias horas en completarse.

Los coches eléctricos son también, por lo general, coches pequeños (subcompactos y compactos) y lo más probable es que no sea el único vehículo de que disponga la persona, ya que no son capaces de realizar viajes largos o conducir donde el acceso a la recarga es limitado. En el aspecto positivo, un vehículo eléctrico tiene mucho menos mantenimiento del que preocuparse y es mucho más barato que el combustible, repostar cada 130 kilómetros de relleno conllevaría un coste de 3.80€ o menos, en la mayoría de los mercados.


coche electrico de segunda mano

¿Por qué un coche de ocasión de segunda mano es una buena inversión?

Los “early adopters” – aquellos que compran cosas cuando todavía son nuevas y no han sido probadas - a menudo pagan una sobreprecio para obtener primeros, los últimos y mejores productos. Esto sucede en muchos mercados, no sólo en el de la automoción, y prevalece en el campo de la tecnología y aparatos electrónicos como teléfonos inteligentes, ordenadores, etc. Con los coches, los “early adopters” son aquellos que compran un modelo en su primer año de producción o entusiastas que compran una nueva tecnología tan pronto como esté disponible. Con el regreso de los coches eléctricos en el mercado después de décadas de ser desplazados por los motores de gasolina, el nuevo comprador de coches eléctricos se considera un "early adopter".

Si usted está considerando comprar un coche eléctrico de segunda mano, recuerde consultar el informe de vehículo por matrícula o por bastidor que CARFAX pone a su disposición para hacer una compra más segura. Gracias al informe CARFAX usted tiene acceso a los datos de vehículo por matrícula más trascendentes sobre el vehículo de su interés y puede conocer su historial completo. Adquiera en esta página el informa de vehículo CARFAX.

Aspectos a considerar sobre los coches eléctricos de segunda mano antes de la compra.

Antes de apresurarse a comprar un coche eléctrico de segunda mano, hay algunas advertencias que debemos destacar. Éstas son, como ya se mencionó anteriormente, la gama baja del vehículo, así como, su uso limitado. Para la mayoría de los conductores, más allá de cuánto pueden conducir con el vehículo, lo verdaderamente importante para la media de conductores estadounidenses es que hoy en día no conducen Vehículos Eléctricos por encima de la gama media.

Otra cosa a tener en cuenta es el coste de una estación de carga. Ya que un vehículo eléctrico puede ser conectado a una toma de corriente estándar, el proceso de carga es lento por lo que no recargará la batería completamente durante toda la noche en la mayoría de los coches. El tiempo de recarga de una batería casi agotada, para la mayoría de los coches eléctricos, a 120V (toma de corriente estándar) tarda más de doce horas. La mayoría de los compradores de Vehículos eléctricos querrán instalar una estación de carga. Esto requerirá una toma de 220V y / o cableado, que la mayoría de las casas tienen disponible, aunque probablemente se tenga que realizar la instalación, lo que conllevará un gasto adicional. También se requerirá un electricista profesional y la estación de carga en sí. Estas, a veces están disponibles para comprarlas de segunda mano, pero no es lo habitual. La instalación dependerá de las tasas de los electricistas en el mercado local, pero probablemente tendrá un coste medio del doble del precio de la estación de carga, dependiendo de la cantidad de trabajo requerido para realizar la instalación.

¿Las buenas noticias? Es probable que el primer año de ahorro en gasolina sea más que suficiente para compensar el coste de la estación de carga.

También es probable que el coche eléctrico de segunda mano pudiera haber tenido alguna pérdida de capacidad en la batería. La mayoría de los fabricantes ofrecen garantía a sus baterías durante al menos 8 años y esperan una pérdida del 20 por ciento en la capacidad de sus baterías para ese momento. Esto reduciría una autonomía de 130 kilómetros a cerca de 25 kilómetros. Es importante comprobar la autonomía del vehículo antes de comprarlo, simplemente con una recarga completa, podrá comprobar el estado de carga y el sistema electrónico del vehículo le informará de la autonomía esperada – éste, será muy preciso ya que la mayoría de vehículos tienen sistemas que monitorizan la batería del vehículo para controlar la capacidad de rendimiento y de carga de la batería.

También tendrá que familiarizarse con las estaciones de carga disponibles al público en la zona dónde mayormente vaya a circular. El aspecto positivo es que muchos establecimientos instalan estaciones de carga en lugares destacados que también resultan ser plazas de aparcamiento VIP. La regla general suele ser que si su coche está conectado y en carga, está permitido aparcar. La mayoría tienen un límite de dos horas, pero normalmente la carga es gratuita.

Crecimiento en el mercado de coches eléctricos de segunda mano

Recopilando toda esta información, podemos ver que un coche eléctrico de segunda mano puede ser de gran valor para el comprador del coche, ya que coincide con el perfil de alguien que puede darle un buen uso a un vehículo eléctrico. Aunque éstos no son para todo el mundo, los coches eléctricos son ideales para muchas personas - algunas de las cuales incluso pueden no saber de que "encajan en el perfil." Puede que tenga que reflexionar sobre la idea si no tiene un lugar seguro para instalar una estación de carga, pero si se encuentra en un lugar donde la carga es pública y está fácilmente disponible, puede que esto no sea tan importante. Financieramente, un vehículo eléctrico tiene sentido para muchas personas, especialmente cuando se compra de segunda mano.

Deberá analizar sus opciones, pero para casi todo el mundo, un coche eléctrico de segunda mano es financieramente mucho más viable de lo que cabría esperar.