Consejos CARFAX: Descubra cómo puede ahorrar combustible

Introduzca la matrícula o el número de bastidor:

Diez consejos para ahorrar combustible

No importa si conduce un coche que “traga” gasolina de forma masiva, un híbrido o un todoterreno, una gran manera de obtener el máximo rendimiento de su coche (y mantener más dinero en su cartera) es ahorrar combustible durante la conducción. Incluso una pequeña mejora en el ahorro de combustible realmente puede ir aumentando con el tiempo. CARFAX ha elaborado una lista de las diez mejores formas de ahorrar combustible. Utilizando uno de los siguientes consejos sólo le dará una ligera mejoría, pero combinar varias ideas juntas puede marcar la diferencia.

1. Ponga su coche a dieta

Es muy cómodo guardar cosas en los recovecos del coche, pero todas estas cosas extra pueden añadir hasta un poco de peso si no tiene cuidado. Una limpieza regular de todo el exceso innecesario reducirá el peso de su coche y aumentará el ahorro de combustible.

2. Reduzca la velocidad

Una gran forma de ahorrar combustible y aumentar el ahorro consiste simplemente en conducir un poco más lento. Un aumento de la velocidad, provocará una disminución exponencial en el ahorro de combustible. Si normalmente prefiere conducir 10 km/h sobre el límite de velocidad, trate de conducir al límite de la velocidad permitida durante una semana y comenzará a notar los resultados. Estadísticamente, la duración del viaje no será de mucho más.

3. Tómese su tiempo para acelerar

La aceleración de alta potencia es una forma clara de desperdiciar combustible. Aunque, esto tampoco significa que deba conducir a un ritmo demasiado lento cuando el semáforo se ponga verde. Para ahorrar combustible, para aquellos que conducen con una transmisión manual, se aconseja cambiar de marcha frecuentemente con el fin de mantener bajas las revoluciones. Aunque, si necesita acelerar, no dude en reducir la marcha. Para aquellos con transmisiones automáticas, deberían acelerar a un ritmo moderado para conseguir que el coche permanezca en las marchas más largas. Manténgase atento ante posibles razones para desacelerar. Acelerar para luego tener que pisar el freno un segundo después, es un desperdicio de combustible y se pierde el ahorro de combustible.

4. Compruebe el filtro del aire

Otro truco que a menudo se olvida y que puede ayudar a ahorrar combustible es reemplazar los filtros de aire cuando estén sucios. Cuando los filtros están demasiado sucios, se limita el flujo de aire en el motor, lo que conlleva a un menor rendimiento y ahorro de combustible. Por suerte, comprobar y sustituir los filtros de aire es una tarea sencilla. Consulte el manual de usuario de su vehículo para seguir las instrucciones de cómo reemplazar el filtro de aire sucio y de esta forma estará mejorará el ahorro de combustible de su vehículo.

5. Compruebe la presión de los neumáticos

Si conduce con los neumáticos insuficientemente inflados (uno de los puntos más olvidados del mantenimiento del vehículo), el consumo de combustible se aumentará. Con el tiempo, el aire de los neumáticos pierde de forma natural (aproximadamente 1 psi al mes). También pierde presión cuando baja la temperatura, por lo que puede que la presión de los neumáticos disminuya (aproximadamente 1 psi por 5.5 °C). Debido a que los neumáticos insuficientemente inflados oponen más resistencia, el motor tendrá que trabajar más duro para mover el coche. Comprobar los neumáticos con un manómetro una vez al mes puede ayudar a ahorrar combustible y disminuir la periodicidad entre recargas de combustible en la gasolinera.

6. Soplo de aire fresco

A bajas velocidades, abrir las ventanas en lugar de encender el aire acondicionado le ayudará a ahorrar combustible. Aunque en la carretera, la resistencia al viento causada por las ventanas abiertas puede llegar a ser menos eficiente que encender el aire acondicionado. Encontrar un equilibrio entre las dos opciones le ayudará a aumentar su ahorro de combustible.

7. Haga lo que hacen los conductores de camiones

¿Se ha dado cuenta que los camiones grandes suelen moverse en los atascos de tráfico a un ritmo lento y constante, mientras que los coches van a menudo jugando con el pedal a un frena-y-acelera? Esto se hace por varias razones: En primer lugar, se reduce la necesidad de cambiar constantemente la caja de cambios (que puede ser muy tedioso). En segundo lugar, ayuda a ahorrar combustible. El motor consume más combustible al comenzar a moverse. Recuerde estos consejos y  ahorrará combustible ¡como los profesionales!

8. Equipo adecuado para el funcionamiento del vehículo

Mientras que la llantas grandes y los neumáticos nuevos pueden mejorar la conducción, pueden no ser lo mejor para aquellos que buscan ahorrar combustible. Si son más anchos que los neumáticos estándar, habrá más resistencia en la rodadura y, por tanto, menor ahorro de combustible. Si usted es de las personas que no pueden vivir sin sus nuevas llantas deportivas, reserve los neumáticos y las llantas estándar para usarlos en viajes largos, donde tendrá una conducción más cómoda y ahorrará combustible al mismo tiempo.

9. Piense en la reducción o en la compra de un híbrido

Los coches más pequeños son naturalmente más eficientes, al tener menos peso que los más grandes, generan un ahorro de combustible de forma casi automática. Y para aquellos a los que les preocupa el espacio, los coches pequeños se están diseñando de manera inteligente para maximizar el espacio de carga, manteniendo un tamaño reducido. También se puede considerar la opción de comprar un híbrido. La combinación de electricidad y combustible puede incrementar el ahorro de combustible de manera exponencial.

10. No conduzca si no tiene que hacerlo

Si bien este concepto no es muy popular, pero no siempre es necesario el uso del coche. Utilizando el transporte público, compartir coche, montar en bicicleta o caminar le permitirá dejar el coche en casa y ahorrar combustible.

Comprender el consumo de combustible

ahorror de combustible

Con todos los cambios habidos en las regulaciones sobre reducción de emisiones e incremento de la eficiencia, resulta cada vez más importante entender completamente cómo funciona el consumo de combustible y como puede ser mejorado. Para entenderlo mejor, continúe leyendo la guía CARFAX para entender el consumo de combustible.

Medir el consumo de combustible

Hay varias cosas que influyen en la cantidad de combustible que utiliza un vehículo (y la rapidez con la que lo hace), incluyendo los parámetros del motor, el peso, la fricción aerodinámica y resistencia a la rodadura. El consumo de combustible se mide en todo el mundo usando la relación de distancia recorrida por unidad de combustible utilizado. Existen dos métodos generales, utilizando una distancia fija o una unidad de combustible fijo. Las medidas más comúnmente utilizadas son las siguientes:

  • Litros por cada 100 kilómetros (L / 100 km) – Utilizado en la mayor parte de Europa, Canadá, China, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda.
  • Kilómetros por litro (km / L) - Utilizado en algunos países de Europa, América, Asia, África y Oceanía.
  • Millas por galón * (mpg) - Utilizado en Estados Unidos, Reino Unido y Canadá (* galón EE.UU = 3.785 litros / galón imperial = 4,5 litros)

Gasolina VS Diesel

Los costes de funcionamiento de un vehículo de gasolina comparado con un vehículo diesel pueden depender de la diferencia de precio entre los tipos de combustible. Dependiendo de donde viva, un tipo de combustible puede ser significativamente más caro que el otro o puede ser casi lo mismo.

Los motores diesel son popularmente conocidos por ser más eficientes por varias razones. Para empezar, hay una mayor densidad de energía en el combustible diesel. Por lo tanto, se necesita menos combustible para lograr el mismo nivel de potencia que un motor de gasolina. Otras características positivas de los motores diesel son su elevado par (o potencia de tracción) a bajas revoluciones y que permiten circular en marchas más largas a velocidades más bajas, lo que mejora el consumo de combustible.

Los motores de gasolina se conocen por ser más silenciosos y menos costosos al comprar un coche. Aunque ambos tipos de motores están realizando avances en la mejora de sus puntos débiles y se está cerrando lentamente la brecha de diferencias entre estos dos tipos de motores.

Tecnologías que reducen el consumo de combustible

Existen otras tecnologías, aparte de los propios motores que pueden ayudar a mejorar el consumo de combustible. Hay que tener en cuenta todos estos factores al considerar la compra de un coche.

Transmisiones híbridas

Utilizar un motor eléctrico en paralelo a un motor convencional se está convirtiendo en algo común en la producción de los fabricantes de automóviles. Alabado por sus excelentes estadísticas en lo que respecta al consumo de combustible, los vehículos híbridos son realmente buenos en el “frena-y-acelera”, así como la conducción en ciudad. Normalmente, presionar el pedal de freno es el enemigo para ahorrar combustible, pero con un vehículo híbrido, la energía creada por la fricción es aprovechada para la alimentación de la batería. Por lo tanto, se recicla, en lugar de desperdiciarla, mejorando así el consumo de combustible.

Sistemas Start-Stop

Muchos coches hoy en día vienen con una opción de Start-Stop. El concepto es simple: cuando el coche se detiene (o está en punto muerto) el motor se apaga. Cuando el conductor pisa el embrague o se pone en marcha, el motor se vuelve a encender. Resulta simple, pero es muy eficaz para mejorar el consumo de combustible.

Aerodinámica

La mejora en la aerodinámica así como los neumáticos de baja resistencia a la rodadura pueden ser utilizados con eficacia para reducir el consumo de combustible. Muchos fabricantes de automóviles se están centrando en medidas, como deflectores, paneles colocados debajo de la carrocería y rejillas de ventilación para ayudar a mejorar la eficiencia de sus vehículos.

El consumo de combustible y los coches de segunda mano

Muchas veces, con la edad, los coches pierden eficiencia. Esto puede ocurrir por varias razones, tales como el desgaste de los cables, correas, conectores, la acumulación de carbono y problemas con el tubo de escape. Además, los vehículos que han sufrido accidentes suelen tener una caída en la eficiencia debido a la desalineación de las ruedas y el chasis. Al comprar un coche de segunda mano, estos elementos se vuelven especialmente importantes. Los vehículos que tienen un historial de accidentes limpio y han sido sometidos a mantenimientos regulares y adecuados, normalmente se encuentran cerca del consumo de combustible de fábrica.

Compruebe el informe CARFAX

Para los compradores de coches de segunda mano centrados en el consumo de combustible, comprobar el historial CARFAX del vehículo le puede dar una visión detallada de las especificaciones exactas del vehículo, así como de sus antecedentes, incluyendo los registros de servicio y mantenimiento, historial de accidentes, daños en la estructura y mucho más. Esta información le puede ayudar a tomar la decisión correcta al comprar un coche de segunda mano, también puede leer nuestro artículo sobre los coches que menos consumen combustible