Amaxofobia: ¿Cómo superar el miedo a conducir?

INTRODUZCA MATRÍCULA O BASTIDOR

ES

Según estudios recientes, cerca del 20% de los españoles sufren de ansiedad al conducir. En la mayoría de estos casos, esta ansiedad llega al grado de bloquear a las personas obligándoles a dejar de conducir su vehículo. A este irracional y desproporcionado miedo a conducir, se le conoce como amaxofobia y es mucho más común de lo que pensamos.

Amaxofobia

La amaxofobia es la fobia a conducir. Este miedo desproporcionado se produce antes o durante la conducción, tanto a la conducción propia como al comportamiento de los demás conductores.

Existen muchos orígenes de la amaxofobia, uno de ellos es la falta de práctica, común en ciudades en las que el transporte público u otros medios de transporte evita que cojamos el coche con frecuencia y por lo tanto se empiece a generar desconfianza y miedo a conducir. Otra causa es la edad. Conforme los años pasan, nuestras preocupaciones tienden a incrementar, sobre todo al tener hijos por ejemplo ya que ya no somos responsables únicamente de nosotros mismos sino de ellos también. Y evidentemente, la causa más frecuente es el haber sufrido un accidente y tener fobia literalmente a que esa situación se repita.

La amaxofobia es mucho más común en personas mayores de 40 años y en mujeres. Pero esto no queda muy claro ya que probablemente sea porque las mujeres tienen menos reparo en admitir estas emociones o miedos mientras que los hombres tienden a reprimir y ocultar la ansiedad, haciendo difícil tener estadísticas fiables.

 Test de amaxofobia

Si crees que puedes sufrir de amaxofobia, puedes realizar este test: Test amaxofobia

En caso de que descubra que usted sufre de amaxofobia y de que este miedo le impide llevar una vida normal o simplemente tomar el vehículo cuando lo necesite, puede buscar asesoría y/o apoyo psicológico, así como acercarse a la oficina de tráfico más cercana para pedir información.

La amaxofobia no es sin embargo, la única fobia relacionada con el conducir, existe también la ocofobia la cual aunque menos común también sucede con frecuencia.

 Ocofobia

La ocofobia es otro de los miedos o fobias que afectan también a las personas a la hora de conducir. Sin embargo, no es exclusiva de quienes conducen sino también de los peatones.

La ocofobia es el miedo anormal, persistente e injustificado a los vehículos.

Las personas que sufren de ocofobia, tienen miedo de sufrir algún accidente a causa de un vehículo. Incluso, llega a haber casos en el que quienes sufren de ocofobia, sienten miedo ante la sola presencia de un coche o de un vehículo.

Parece ser que la causa de la ocofobia es haber experimentado un hecho traumático en el que un vehículo ha sido el protagonista, por ejemplo haber presenciado un accidente automovilístico ya sea dentro del coche o simplemente como testigo. Otra explicación es que algún adulto con este mismo miedo se lo haya transmitido desde niño.

Llegando al extremo, algunas personas con ocofobia prefieren no salir de casa con tal de no exponerse ante la posibilidad de toparse con algún vehículo, afectando así enormemente a su calidad de vida.

Pero por suerte, todo tiene solución y la ocofobia no es la excepción. Un adecuado tratamiento psicológico ayudará a la persona a superar la ocofobia.

¿Cómo superar el miedo a conducir?

Como todas las fobias, la amaxofobia y la ocofobia puede superarse. Logrando que tras un tratamiento adecuado se pueda volver a conducir sin miedo. El primer paso es identificar y reconocer el problema, así como decidir que quiere perder el miedo a conducir. Una vez que detecta y acepta que sufre de amaxofobia, el siguiente paso es buscar ayuda psicológica para poder volver a conducir sin miedo. 

Un adecuado tratamiento psicológico, no solo le hará saber cómo superar el miedo a conducir o a los vehículos, sino que le ayudará mediante distintas técnicas a ir eliminando ciertos miedos concretos, como miedo a que le piten, miedo a chocar, miedo a paralizarse, etc... Posteriormente se trabajará con ejercicios y técnicas de autocontrol, y finalmente se elaborará un plan de enfrentamiento gradual. Por supuesto, volver a conducir sin miedo toma tiempo, para algunos más que para otros pero con una buena guía psicológica, los nervios y la ansiedad podrán desaparecer por completo, recuperando la confianza y la seguridad para volver a conducir sin miedo.

Muchas autoescuelas cuentan también con cursos de reciclaje, los cuales sirven para reforzar las habilidades de los conductores que han dejado de conducir por mucho tiempo, que han perdido práctica o que con el tiempo han generado amaxofobia. El Comisariado Europeo del Automóvil y la DGT, también organizan talleres sobre cómo superar el miedo a conducir. En terrenos y circuitos cerrados, y con la ayuda de profesionales le podrán ayudar a perder el miedo a conducir mediante práctica y acompañamiento.