Inspección de un coche de segunda mano en 5 pasos

Introduzca matrícula o bastidor
ES

Si está pensando en comprar un coche de segunda mano, un paso importante en ese proceso es la  inspección del coche en profundidad antes de comprarlo. Esto puede ahorrarle muchos dolores de cabeza y sobre todo, dinero. Seguir estos 5 sencillos pasos le ayudará a asegurarse de que no compra un coche de segunda mano con una gran lista de problemas ocultos.

Paso 1: Inspeccione el exterior del coche de segunda mano

Revise el estado de la carrocería

El primer aspecto a tener en cuenta en la inspección de un coche de segunda mano es examinar cada parte de la carrocería, así como el techo. Tome nota de cualquier mancha de óxido, abolladuras o arañazos. Fíjese bien en los espacios entre los paneles (por ejemplo, entre el guardabarros y las puertas). Si existen diferencias, puede significar que se ensamblaron mal en la fábrica o que el vehículo está mal reparado. Además, asegúrese de que el color y el acabado de la pintura son los mismos en cada parte del vehículo. Por último abra y cierre todas las puertas, así como el capó y el maletero. Inspeccione todas las juntas de goma alrededor de las puertas y ventanas para comprobar su estado.

Inspeccione el cristal

Mire alrededor del vehículo para asegurarse de que no hay marcas en el cristal. Unas pequeñas rayas no son demasiado preocupantes pero quizás pueda utilizarlas para discutir el precio final del coche de segunda mano. En el caso de que sean grietas, sólo empeorarán y requerirán en el futuro una mayor reparación.

Examine la suspensión

Otro asunto de vital importancia es inspeccionar la suspensión. Sitúese a un lado del coche de segunda mano y mire si la suspensión es demasiado blanda. Para ello, empuje hacia abajo en una esquina del coche. Si los amortiguadores están en buenas condiciones, el coche debería de rebotar una vez. Si el coche continúa moviéndose hacia arriba y abajo, hay algo mal. También, tire de la parte delantera de la carrocería. Si oye o nota algo raro es posible que algún rodamiento o alguna parte de la suspensión estén dañados.

Nunca compre un coche de segunda mano con el chasis dañado

Uno de los puntos más importantes a realizar en una inspección de un coche de segunda mano, es comprobar si el chasis presenta daños. Abra el capó y revise los soportes del parachoques. Estos deberían estar atornillados a cada lado y nunca soldados. Las cabezas de los tornillos del interior del capó, en la parte superior del guardabarros, no deberían tener ninguna marca de arañazos. Si esto ocurre puede ser que hayan sido sustituidos o realineados después de un accidente. Por último, compruebe las soldaduras en el interior de los marcos de las puertas.

¿Están las luces y faros en buenas condiciones?

Lo ideal sería si pudiera llevar a un amigo o amiga a la inspección del coche de segunda mano, para que pueda confirmar que todas las luces están funcionando. Asegúrese de comprobar todas las luces del vehículo: luces cortas y largas, intermitentes, faros antiniebla, luces de freno, tercera luz de freno y luz de marcha atrás. Además, asegúrese de que todas las lentes y reflectantes no estén dañadas, empañadas por la humedad o estropeadas por completo.

El estado de los neumáticos habla sobre su pasado

Sorprendentemente, se puede extraer una gran cantidad de información de los neumáticos. Cada vez que realice una inspección de un coche de segunda mano, asegúrese de mirar de cerca el desgaste de los neumáticos. Muchas veces, un coche con menos de 30.000 km, todavía tendrá los neumáticos originales. Si el coche tiene neumáticos nuevos y con muy bajo kilometraje, esto puede ser un buen indicador de retroceso del cuentakilómetros. Además, los cuatro neumáticos deben ser los mismos, ya que si tiene diferentes neumáticos puede ser una señal de que han sido reemplazados.

El desgaste de la banda de rodadura debe ser uniforme en toda la anchura del neumático, a ambos lados del coche de segunda mano. Un excesivo desgaste en los laterales de las ruedas delanteras puede ser una señal de que el dueño anterior fue un conductor agresivo.

Conducir con neumáticos demasiado inflados producirá un mayor desgaste en el centro del mismo, y viceversa para los neumáticos con baja presión. Si el desgaste de los neumáticos es desigual, puede tratarse de un vehículo con problemas de frenos, de dirección o de suspensión.

Durante la inspección de los neumáticos, asegúrese de que la banda de rodamiento se encuentra con la profundidad mínima legal de 1,6 mm.

Por último, asegúrese de revisar que la rueda de repuesto esté en buenas condiciones y que se encuentran todas las herramientas necesarias para cambiar las ruedas.

Si es posible, revise exhaustivamente el sistema de escape

Para completar la inspección de un coche de segunda mano, es importante comprobar el sistema de escape. Compruebe si hay manchas negras, que pueden significar pérdidas. Pase el dedo a lo largo del sistema de escape. Si la suciedad es grasienta, es una mala señal. Si el motor está en marcha, no hace frío fuera y hay vapor blanco, esto también puede ser una mala señal.

Paso 2: Inspeccione el interior del capó

Examine el motor para cualquier rastro de corrosión o fugas

Al realizar una inspección de coches de segunda mano, es importante asegurarse de que todo bajo el capó se encuentra en buenas condiciones de funcionamiento. Una fuga en la junta de culata dejará manchas de aceite de color marrón oscuro en el bloque del motor. Revise que los depósitos de líquido no tengan fugas. Asegúrese de que las correas no presenten grietas. Los tubos del radiador tampoco deberían estar deteriorados ni blandos.

Compruebe el aceite, líquido refrigerante y líquido de transmisión

Asegúrese de que el vehículo tiene suficiente aceite cuando saque la varilla. Además, si hay residuo de espuma en el interior del tapón del depósito de aceite, puede haber una fuga en la junta de la culata. El líquido refrigerante no debería estar sucio y marrón, ya que esto también puede indicar que la junta de culata presenta fugas o simplemente que nunca se ha cambiado.

Tire de la varilla del líquido de transmisión, el fluido debería ser de color rosa o rojo

Al sacar la varilla del líquido de transmisión, el fluido debería ser rosa o rojo. El líquido en un coche viejo puede tener un color más oscuro, pero bajo ningún concepto debe oler o parecer quemado.

Buen momento para comprobar la correa de distribución

La correa más cara de sustituir, también es la más importante en el motor: la correa de distribución. La duración normal de una correa de distribución es entre 100.000-160.000 kilómetros. Asegúrese de que la correa está en buen estado antes de pasar a la siguiente etapa en la inspección de un coche de segunda mano.

Paso 3: Inspeccione el interior del coche de segunda mano

Eche un vistazo al interior del coche

Ahora que está seguro de que el exterior y el compartimento del motor están en orden, el siguiente paso en la inspección de un coche de segunda mano, es revisar el interior para ver si la tapicería tiene manchas, rasgaduras, quemaduras de cigarrillos u otros tipos de daños.

Mantenimiento del aire acondicionado

Si el coche de segunda mano que está mirando tiene aire acondicionado, asegúrese de que funciona correctamente. Si tener aire acondicionado es un requisito, asegúrese de comprar un coche con refrigerante R134. Los coches equipados con R134 deben tener una etiqueta que indique esto en el condensador del aire acondicionado.

El kilometraje es un signo de edad

La inspección de un coche de segunda mano ​​debe incluir mirar en el cuentakilómetros. Normalmente, el bajo kilometraje es una de las primeras cosas que la gente busca al comprar un coche. El kilometraje medio por año, normalmente se encuentra entre 16.000-24.000 km. Pero la edad de un coche no sólo se mide por el kilometraje; el tiempo es también un factor. Un coche de 15 años de edad, con relativamente pocos kilómetros no significa automáticamente que sea bueno.

Compruebe todas las funcionalidades adicionales

Asegúrese de que las luces interiores funcionan. Al encender el motor, mire el tablero de luces para comprobar que todas las luces de advertencia funcionan correctamente. Por último debe comprobar toda la electrónica y tecnología del interior: equipo de música, sistema de navegación, sensores de aparcamiento, etc

Paso 4: Haga una prueba de conducción

Asegúrese de que el coche de segunda mano es apto para conducir

Una de las mejores formas de comprobar si un coche de segunda mano cumple tus expectativas es conduciéndolo. Antes de tomar la decisión final de comprarlo, pregunta al propietario o concesionario si puedes hacer una prueba de conducción.

Verificación de frenos

Asegúrese de probar los frenos. No debería haber ninguna vibración fuerte en los pedales, ruidos extraños, o chirridos. Si los frenos se bloquean parcialmente (frenan, deslizan y vuelven a frenar), puede que necesiten nuevas pastillas o que los discos necesiten un rectificado.

Vibraciones

La carrocería no debería presentar ningún temblor a bajas velocidades. Si esto es así, puede ocasionar problemas de desgaste desigual en los neumáticos, dirección y suspensión.

Gire bruscamente

Mientras conduzca a baja velocidad gire de golpe. No debería haber temblores, ruidos o chasquidos.

Paso 5: Tome la decisión final

Eche un vistazo al historial del coche de segunda mano

El paso final en una inspección del coche de segunda mano ​​es descubrir la historia del automóvil. Muchos propietarios de automóviles mantienen un registro de todos los servicios, reparaciones, etc. También tenga en cuenta que a veces los coches se venden debido a las malas experiencias o debido a un accidente.

informes carfax gratis

Muéstreme el CARFAX

Con el fin de evitar la compra de un coche de segunda mano con un historial negativo, asegúrese de obtener un informe del vehículo CARFAX. Esto le proporcionará una gran cantidad de información útil, incluyendo si el vehículo ha sido notificado como robado, si fue utilizado como taxi o coche de alquiler, si tiene algunos problemas financieros, cuándo cambio de propietario y mucho más.

CARFAX pone a su disposición el historial de cada coche de segunda mano que circula en España. CARFAX es una fuente de datos confiable y neutral que reúne información sobre coches de segunda mano en 20 países de la Unión Europea. Encuentre el detalle del coche de segunda mano antes de adquirirlo, CARFAX los protege y lo ayuda a hacer la mejor inversión posible.

En caso de duda, lleve el coche de segunda mano a alguien que sepa de vehículos

En caso de que usted no sea un mecánico cualificado, puede tener un amigo que si lo sea. Además, siempre existe la posibilidad de que pueda acudir a un mecánico para hacer su revisión. Sólo asegúrese de elegir bien, ya que hay muchos mecánicos que buscan ganar más dinero identificando problemas que simplemente no existen.

Resumen, inspección de un coche de segunda mano

Seguir estos 5 pasos, le ayudará a ser capaz de realizar la inspección de un coche de segunda mano. La comprobación del exterior y del interior, mirar bajo el capó, así como hacer una prueba de conducción, le podrá informar acerca de la historia del coche de segunda mano y ayudará a asegurarse de que no compra un mal coche con una historia equivocada.