Las 5 consideraciones clave para probar un coche de segunda mano

Introduzca matrícula o bastidor

ES

Siempre es importante probar coches de segunda mano antes de cerrar el trato. Probar coches que le gustan para así poder elegir el que pronto estará aparcado frente a su casa, forma parte del proceso de compra y también parte de la diversión y emoción al adquirir un coche nuevo. Pero evidentemente también es un asunto serio y por esta razón, aquí le dejamos una pequeña y práctica guía para estar seguros de que a la hora de probar coches, lo haga correctamente.

Estos son los 5 consejos más importantes a tener en cuenta al probar coches de segunda mano:

Fijarse en las luces

Al probar coches de segunda mano debe prestar atención al panel de instrumentos y al salpicadero. Los pilotos de todos los sistemas del coche, como motor, airbags, etc., deben encenderse cuando gire la llave, y unos segundos después, apagarse cuando el motor arranca. Si alguna luz no se enciende o permanece encendida, puede significar que existe algún problema. 

Asegurarse de que entra la marcha

Al probar coches que sean automáticos, desplace la palanca hacia la posición de marcha mientras pisa firmemente el freno. Deberá notar como entra la marcha suavemente a los pocos segundos. Si la marcha no entra, plantéese buscar otro coche.

Compruebe que no se desvía

En un tramo plano de autopista, afloje ligeramente las manos del volante. El coche de segunda mano debería mantener la dirección sin mover el volante. Si el coche se desvía hacia un lado, puede corregir la desviación fácilmente con el volante, PERO… la causa de la desviación podría deberse a un problema grave.

Preste atención a la dirección

Vale la pena prestar algo más de atención a la dirección al probar los coches que le interesan. Asegúrese de que el vehículo responde como se espera cuando gire el volante. Una buena manera de comprobarlo es llevar el coche a un aparcamiento vacío, y mientras conduce a velocidad constante, girar suavemente el volante hacia ambos lados alternativamente para ver cómo reacciona el coche.

Pedirle al actual dueño conducir por un momento

Este consejo puede parecer un poco extraño, sin embargo con esto podremos darnos una idea del mantenimiento y trato que ha tenido ese vehículo durante los últimos años. Si vemos que la conducción es inadecuada, violenta y/o descuidada, quizás sea momento de pensarlo dos veces. El coche podría tener algún problema oculto, así que no deje este paso al probar coches que le gusten. 

Asegúrese de que puede frenar

Mientras esté en el aparcamiento, aumente la velocidad en un tramo sin obstáculos hasta aproximadamente 50 km/h y frene firmemente. Unos frenos en buen estado deberán detener el vehículo sin desviarse hacia los lados ni hacer ruidos raros y sin que el pedal vibre o se note flojo.

Recuerde, no está probando la radio, así que apáguela y presta atención a cualquier tipo de ruido que haga el coche de segunda mano, como zumbidos, chasquidos o chirridos.

Consejo final

Si detecta que alguna de estas pruebas no van del todo bien, podría significar que el coche está averiado. Si bien no son pruebas concluyentes, tampoco se puede descartar que no haya sufrido un percance. Por eso es siempre recomendable que un profesional independiente inspeccione un coche de ocasión antes de la firma del contrato. También debería comprobar el Informe de vehículo CARFAX antes de firmar; con él se puede reducir significativamente el riesgo de encontrarse con algún problema grave después de comprar un coche de segunda mano.