Vehículos de desguace importados de EE.UU.

Introduzca matrícula o bastidor

ES

​¿Está Pensando en Comprar un Coche de Ocasión Con Certificado de Desguace?

Cada año, millones de vehículos en Estados Unidos son dados de baja y enviados al desguace. Con frecuencia, algunos de estos coches son reconstruidos y posteriormente vendidos por vendedores poco escrupulosos que no pueden o no se molestan en ocultar su origen.

Se desconocen las cifras exactas, pero CARFAX España estima que cada año hay decenas de miles de vehículos con certificado de desguace que se exportan a Europa. Aunque que no todos los vehículos con certificado de desguace deben evitarse, los compradores deberían ser conscientes siempre de lo que están adquiriendo. CARFAX España ayuda a los consumidores a evitar un coche importado dado de baja en EE.UU. sin saberlo.​

¿Qué es un Certificado de Desguace?

Todos los vehículos de EE.UU. disponen de un certificado emitido por la autoridad estatal  de circulación competente. En este documento se recoge quién es el propietario del vehículo y otra información relevante. Si un vehículo ha sido dado de baja puede deberse a que no era apto para la circulación a causa de daños estructurales graves producidos en un accidente, durante un incendio, una inundación u otro acontecimiento parecido. Cada uno de los 50 estados de EE.UU. tiene un criterio diferente para considerar un coche como siniestro total. En la mayoría se emite un certificado de desguace para aquellos vehículos en los que el coste de reparación supere el 75% del valor del coche antes del siniestro, sin embargo el porcentaje varía según el estado.

Si un vehículo ha sido declarado como siniestro total por una aseguradora, también se emitirá para dicho vehículo un certificado de desguace. A menudo las aseguradoras tienen un criterio diferente al de las autoridades de tráfico para determinar qué vehículo se da de baja.

El comprador de un coche con un certificado de desguace debería saber que eso no significa necesariamente que el vehículo haya sufrido graves daños o haya sido totalmente destruido. En algunos estados, como Arizona, Florida, Georgia, Illinois, Maryland, Minnesota, New Jersey, Nuevo México, Nueva York, Oklahoma y Oregón, un certificado de desguace también puede indicar que el vehículo fue robado.

Atención a los Fraudes con Certificados de Desguace

Si un vehículo tiene un certificado de desguace, el vendedor debe comunicarlo al comprador. En la mayoría de estados de EE.UU. es obligatorio por ley. Por desgracia, los vendedores no siempre lo comunican a los potenciales clientes y cada año miles de coches dados de baja son vendidos  a clientes confiados y vuelven a las carreteras sin una reparación adecuada. Algunos vendedores sin escrúpulos manipulan los certificados y realizan pequeños retoques superficiales a estos vehículos, para que sobre el papel y a primera vista parezcan seguros. Sin embargo estos vehículos son verdaderamente peligrosos.

Hay algunas estafas conocidas relacionadas con vehículos dados de baja. Una de ellas se conoce como “blanqueo de certificados”: en este caso, el vendedor lleva un coche de un estado a otro, donde lo registra sin comunicar que el vehículo tiene un certificado de desguace. El vehículo recibe entonces un nuevo certificado, sin referencias al anterior certificado de desguace. Si este vehículo se exporta a Europa, la documentación no mostrará que es un coche dado de baja, y el comprador no sospechará que esté adquiriendo un coche potencialmente peligroso.

Otro problema asociado a los vehículos de desguace es el “recorte de coches”. En el recorte de coches se seccionan las partes intactas de varios coches de desguace y se sueldan de nuevo para formar un coche entero reconstruido a partir de partes de otros. Estos coches hechos a trozos pueden ser difíciles de detectar para alguien que no sea un experto.

Certificados de Reconstrucción

No todos los coches dados de baja han de ser desguazados. De hecho, si un vehículo es debidamente reparado puede volver a circular legalmente y con seguridad por las carreteras. En muchos lugares de Estados Unidos, después de una reparación importante se ha de pasar una revisión para comprobar si es apto para la circulación. Si el vehículo pasa la inspección, se emite un certificado de reconstrucción. El rigor de la inspección depende de cada estado: en algunos incluso se exige que el propietario presente facturas de las pieza empleadas en la reconstrucción, para evitar que se utilicen piezas robadas.

Comprar un coche de ocasión con certificado de desguace puede ser una gran inversión; pero es importante disponer de toda la información posible antes de adquirir un coche dado de baja, de forma que usted conozca la magnitud real del daño que causó la baja. Si está considerando comprar un coche importado de EE.UU. con un certificado de reconstrucción, le recomendamos que se asegure de que todas las reparaciones se hicieron correctamente. Para ello puede pedir copias de las facturas de la reconstrucción o incluso hablar con el mecánico que reparó el vehículo.

Cómo Evitar Fraudes en el Certificado de Desguace

Cuando compre un coche de ocasión importado de EE.UU. pida siempre al vendedor los certificados del vehículo. Para determinar si se ha emitido algún tipo de certificado de desguace, revise el documento y busque terminología que sugiera que el vehículo podría haber sido dado de baja. Si aparecen términos como siniestro total, reacondicionado, baja, desguazado, reconstruido o garantía devuelta, entonces es un vehículo de desguace. En algunos estados de EE.UU. el certificado de desguace se imprime en un papel especial de distinto color.

Si en el certificado no aparecen los términos anteriores, examine el documento de cerca y busque huellas de manipulación. Extreme las precauciones si el certificado parece haber sido alterado de alguna forma.

Sin embargo, examinar detenidamente el último certificado no es suficiente para asegurar que no se ha emitido un certificado de desguace con anterioridad. Para su protección le recomendamos que solicite un Historial CARFAX a través de www.carfax.es. CARFAX recibe datos de las autoridades de tráfico de EE.UU. y Canadá, y puede saber si un vehículo ha sido dado de baja. Además CARFAX puede tener información crucial incluso cuando no hay ningún certificado de desguace de una institución oficial, sino que ha sido una aseguradora quien ha declarado el coche siniestro total.

Además de obtener un Informe CARFAX antes de comprar un coche importado de EE.UU., le recomendamos que haga una prueba de conducción y que solicite a un mecánico de confianza que revise el vehículo.

Tanto si usted va a comprar un coche de ocasión estadounidense, importado directamente de América, como si ya ha circulado por Europa durante un tiempo, en caso de que el vehículo haya sido registrado alguna vez en EE.UU., debe conocer su historial completo, CARFAX puede ayudarle.