Coches embargados: ¿Cómo comprar un coche en una subasta?

INTRODUZCA MATRÍCULA O BASTIDOR
ES

​Una visita a una subasta de vehículos puede ser muy rentable para un buscador de gangas. Se pueden encontrar vehículos de toda clase y en todos los estados de conservación esperando al mejor postor, y no es raro encontrar coches usados de alta gama entre ellos. La Agencia Tributaria, la Policía y otras entidades públicas subastan desde vehículos abandonados o coches que han sufrido accidentes leves, hasta coches remolcados que no fueron recogidos después y coches embargados.

También hay otras subastas en las que se venden coches oficiales retirados del servicio o pertenecientes a empresas en quiebra. Y no menos frecuentes son las personas que empeñan sus coches para obtener dinero rápidamente y cuando el propietario del coche no puede devolver el dinero en el plazo acordado, el vehículo empeñado se saca a subasta.

Los expertos estiman que el precio de un coche en una subasta puede ser hasta un 30% menor que el precio de mercado.

Sin embargo quienes asisten principalmente a las subastas son vendedores de coches de ocasión que luego revenden los vehículos a mayor precio o los mandan al desguace. Los compradores particulares son más escasos, a pesar que pueden ser los más beneficiados.

¿Cómo funciona una subasta pública de coches?

Por norma general primero es necesario acreditar la identidad y demostrar que se posee una cantidad equivalente a un porcentaje del valor de los bienes tasados; a cambio se entrega un número de postor. A continuación se pueden examinar los vehículos, y ésta es la parte complicada, especialmente para los compradores particulares, porque los coches no pueden probarse y tampoco se pueden consultar los libros de mantenimiento. Además, a menudo sucede que los vehículos subastados presentan graves deficiencias que no se pueden ver a simple vista.

Por lo tanto solo debe arriesgarse a participar en una subasta si conoce el tema con seguridad y en cualquier caso compruebe siempre el Historial CARFAX del Vehículo durante la inspección. Con un Historial CARFAX, además de los datos técnicos del vehículo, puede comprobar importante información sobre el origen del vehículo, por ejemplo el número de propietarios, si fue robado, su historial de importación o el uso del vehículo (particular, taxi, alquiler, etc.).

La forma más sencilla de comprobar el historial de un vehículo sobre el terreno es obtener el informe CARFAX directamente en la página web www.carfax.es

Todo lo que necesita es el número de bastidor (VIN) o el número de matrícula, que puede encontrar fácilmente en varias partes del coche. Lea aquí en qué lugares está escrito el número de bastidor.

Después de examinar el coche detenidamente, es el momento de pujar por el coche que prefiera. Es aconsejable fijar previamente un presupuesto para no pujar por encima del valor real del coche en el calor del momento.

En cada lote, los vehículos se subastan generalmente uno tras otro. Para pujar sólo hay que levantar la mano con el número de postor; por lo tanto cuidado con los movimientos involuntarios de brazo. Si se le adjudica el vehículo, deberá pasar a continuación a las oficinas a resolver las formalidades.

En una subasta de coches se deben tener nervios de acero y paciencia. No siempre se puede conseguir una ganga, por eso no debe tener expectativas demasiado altas; y en caso de marcharse con las manos vacías, siempre podrá probar suerte en la próxima subasta.